La que pudo ser mi primera vez


imagesSi la memoria no me falla, soy rencoroso por parte de padre y madre. Aquella noche en aquel cuchitril, nos habían cambiado la sábana del hotel por otra con estampados de paraguas. Mi chica no pudo resistir aquel olor del sucio calcetín y no volví a verla hasta un mes más tarde. Era otra cama, otros calcetines y otro lugar, pero la misma persona que me la había arrebatado. Mi destino estaba claro y aquella noche tenía sed; sed de venganza y de sangre. ¿De qué otra cosa nos alimentamos las chinches?

Anuncios

One thought on “La que pudo ser mi primera vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s