Perder la costumbre. 


Qué mal llevo las despersonalizaciones

Palabra de Risto

De eso tratan las vacaciones. No son más que un intercambio de vidas tan asimétricas como complementarias. Un canje de rutinas. Perder ciertas costumbres para ganar otras. Salirse de uno mismo para volverse a meter después, con todo el drama que supone darse cuenta de que ya no se cabe igual de bien. Pero da igual, si tienes suerte, aprovechas y te ves desde fuera, te alejas del ensordecedor ruido cotidiano para así volver a afinar el único instrumento que jamás deberías haber dejado de interpretar: tú.

Bienvenidos a vuestros antes. Ojalá podáis transformarlos en los de después.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s