Posología de la felicidad


images (1)Esto está comprobado. No científicamente, pero está comprobado. Si no me creéis podéis preguntar a mi amiga. Al menos con ella funcionó. Todo ocurrió en el desayuno. Ella no dejaba de quejarse de lo desgraciada que era. Me hablaba de su pareja, de la indiferencia que tenía que soportar, del trabajo y sus injusticias. Se lamentaba de su propio carácter, de su forma de ser y del estado de nervios que le ponía su hija cuando llegaba a casa borracha o fumada.

Normalmente no suelo pecar de pedante, pero tiré de mis experiencias vividas en los múltiples viajes que hice cuando escribía para una guía de viajes. De esta manera, cuando estaba prácticamente acabando el café y mi paciencia, justo en el momento en que ella estaba con los ojos vidriosos hablándome del enésimo desprecio que había tenido aquella mañana, le conté el secreto.

– Hay una técnica que desde los psicólogos de Nueva York, hasta los budistas nepalíes aplican desde tiempos inmemoriales y funciona para resolver todos tus problemas– la interrumpí.

Ella dejó de dar vueltas con los dedos al envoltorio de la magdalena.

– El truco está repetir la palabra tal y como yo te diga y de manera rápida, sin pensar en lo que estás diciendo.

– Repite conmigo “Mesuaño”– la dije.

–Mesuaño – dijo ella titubeando.

–Mesuaño– dije rápidamente

–Mesuaño– repitió

–Mesuaaaaño– dije

–Mesuaaaaño– repitió ella con una sonrisa, sin darse cuenta de que se estaba olvidando todas sus sombras.

–Mesuaaooooño

–Mesuaaooooño –repitió entre dientes.

–No te rías o no fucionará. Sigamos…Mesuaatoooño

–Mesuaatoooño –repitió

–Mesuaatoroño –insistí

–Mesuaatoroño

–Mesuaatoroño

–Mesuatorcoño

–Mesuatorcoño

–Mesudaatorcoño

–Mesudaatorcoño

–Me suda todo el coño– dije.

–Me suda….– titubeó– ¡me suda todo el coño!– gritó en medio de la cafetería. Todos nos miraron. Yo me encogí de hombros y la gente paulatinamente siguió a la suyo, recuperando la cafetería los decibelios que entran en su definición.

–Ves, ¿a qué ya estás mejor?… –me reafirmé– pues esto debes repetirlo todos los días y vayámonos que nos ha invitado el camarero.

Anuncios

2 comentarios sobre “Posología de la felicidad

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

WordPress.com.

Subir ↑

Historias de una verdad

¿Quieres conocer sucesos que están más cerca de ti de lo que imaginas? Adéntrate y siéntelos.

Por el hueco de la escalera

Por el hueco de la escalera se cuelan muchas cosas, así que yo las guardo en el hueco de la escalera por si me hacen falta.

Blog cerrado

Querer sin ser querido, es como no leer y ser leído

El blog de Estefanía Alfonso

Pensamientos para compartir

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Relatos Magar

Si eres lector o escritor, este es tu sitio: relatos, reseñas y artículos sobre literatura.

Pocas Luces

Un viaje corto, una vuelta manzana.

lascosasqueescribo

Encontrareis relatos, micros, poemas y otras curiosidades

unviajeacualquierparte

Blog de Dianet Ramirez

Locuras

Un pequeño hogar en letras.

Alma Rural

Microrrelatos y pensamientos

Palabra de Risto

Sitio Oficial de Risto Mejide

durmiendoconmorfeo

sueño, psicoanalisis, dream, narcosis, somnolencia, interpretación, utopía, duerme, dormir, sueños, soñar, realidad

A %d blogueros les gusta esto: