TÚ, TI, TE CONMIGO


Y

después de la niebla, más niebla. Y tras la niebla que ocultaba la niebla ¿adivináis que encontré?:

—¿Más niebla?

Efectivamente y después de la niebla que estaba siendo cubierta por la niebla que encontré tras la niebla, no lo podrás creer pero ¿sabes que había?:

—No me digas, ¿más niebla?— me sugieres con aire socarrón.

No, un ojo.

 

Ya disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s