LA NEVERA DEL FUTURO


—¡Nevera! —grité. Y la nevera no hizo nada.

—Nevera. —dije más calmado. Entonces respondió con un bum y un crack y se deslizó majestuosamente hasta mí.

—Desayuno. —ordené.

Ya disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s