LA COMETA


S

eré breve. Desde allí, enredada con mi cordel, pude ver tejados cubiertos hasta las trancas de nieve, hombres con carretilla esparciendo sal, que se ajustaban la boina cada tres paladas. Una nevada tal, que provocó que el difunto fuera velado durante diez días.

Ya disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s