FELIZ TRISTE MAÑANA


F

elizmente aquella triste mañana de nubes cargadas de lluvia, Ernesto despertó tras conseguir dormir de un tirón toda la noche. Notó cómo sus neuronas se habían multiplicado y resplandecían de nuevo. Volvió a sonreír, como sonríen los recién enamorados. Aquella mañana fue distinta a las demás. Un jadeo continuo martilleaba su cabeza.

Ya disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s