EL TATUADOR DE TATUADORES


R

ecuerdo perfectamente el primer día que conocí a Eduardo. Recuerdo cómo mi incredulidad, dio paso a la perplejidad y al asombro en los días posteriores y recuerdo las horas que compartimos en aquel local de ambiente ralo y luz tenue. Pero todo comenzó unos meses antes, fue tras el nacimiento de mi primer hijo cuando sentí la necesidad de plasmar en mi piel una marca imborrable.

Ya disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s