EL DESPIDO


L

a pesada mano reposa en el auricular que acaba de colgar. Su mirada se detiene en la cicatriz de su pulgar, es la huella que le dejó la máquina de troquelar. Todo el mundo sabe que ese tipo de llamada y a esa hora, sólo puede significar una cosa.

Ya disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s