Cuestión de tiempo


E

l grave silencio de la mañana pareció romperse del todo, cuando el ataúd de Ibrahim golpeaba insistentemente contra las paredes del nicho. Sin embargo, dos días antes, su primo Mustafá, se las prometía muy felices en la habitación 64 del hotel AmbassadorYa disponible en Amazon bubok

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s