ALFA 478


Un día Alfa-478 sintió una mezcla de curiosidad y valentía, y sin pensarlo dos veces, se dirigió a los Homúnculos femeninos.

—¡Eh tú!, la de los moños —en ese momento tres de ellas se giraron—, me refiero a ti —dijo señalando con el dedo en dirección a V-204.

—¿Se refiere a mí, señor?

—Así es. Ven aquí si eres tan amable.

V-204 se dirigió a él con una leve sonrisa y unos andares danzarines.

—Usted dirá jefe.

—No hace falta que me llames jefe y por favor tutéame.

—Muy bien ¿y cómo quiere que le llame entonces?

—Llámeme Alfa-478. Y ya te he dicho que me tutees.

—Perdona, será la fuerza de la costumbre. – dijo A204 ruborizándose ligeramente.

—He estado observando algo distinto en ti, me refiero a un comportamiento que aun siendo extraño no llega a ser incorrecto.

—No sé a qué te refieres, pero mi productividad está entre las mejores.

—No, no. No me refiero a un mal rendimiento, es como si fueras más humana que el resto.

—¿Humana? ¿Por qué lo dices?

—Veras he notado que tu voz es distinta al resto de modelos V, incluso a veces me ha parecido percibir cierto olor corporal.

—¡¿Olor corporal?! Si sabes perfectamente que eso… bueno, que eso es imposible.

—Precisamente por eso. Ayer se lo iba a comentar a nuestro coordinador B34, pero he preferido hablarlo contigo en persona.

—¿En persona? Querrás decir “directamente”.

—Pues eso, directamente. Supongo no te importará que revise toda tu instalación.

—En absoluto. ¿Cuánto te llevará? Lo digo por avisar al resto.

—Apenas cinco minutos, no te preocupes. Espera aquí que voy a por mis cosas

En ese instante Alfa accedió a su caja de herramientas y con un diapasón comenzó a afinar a V-204. Cuando acabó, tomó el metrónomo y le obligó a cantar la canción de Glen Medeiros “nothing gonna change my love for you”. Alfa detectó que en el momento que decía “por ti” V-204 le miraba, le guiñaba un ojo y le señalaba con el dedo índice haciendo indicaciones para que él se aproximara. Cuando finalizó la canción Alfa se aproximó.

—¿Y bien? —preguntó V204.

—En el análisis de tu configuración está claro que hay algo que no está funcionando correctamente.

—¿Qué quieres decir exactamente?

—Pues que los datos, se salen de los parámetros normales de la serie “V”.

—Y ¿qué me va a pasar? ¿Qué tengo que hacer?

—Sinceramente no sé muy bien lo que hacer, por un lado debería decírselo al jefe, pero por otro…

—¿Por otro?

—Por otro no sé, creo que me descontrolas mis circuitos y siento un cierto picor aquí en mi cuadro de mandos…

—¿Picor?…no entiendo, si eso también es imposible. Aunque ahora que lo dices, algo raro comencé yo también a experimentar aquí cerca de la tapa de la batería —dijo señalándose el pecho.

—Echémosle un vistazo —dijo Alfa. Ambos se acercaron cara a cara, a escasos centímetros, boca con boca. Él percibió un olor animal, ella sintió como se erizaban sus vellos oscuros.

—Ábrete -dijo Alfa-478

—Sésamo- dijo V-204

Y allí donde debía aparecer una batería y cables; aceite y maquinaria, un reloj digital, microchips y circuitos integrados en una placa integral, apareció un corazón y venas, sangre y arterias, huesos y sudor integrados que absorbían y devoraban lo poco que le quedaba en ella de “V” y de “204”. Alfa inconscientemente se rascaba en su tapa de cuadro de mandos.

—¡No puede ser! —exclamó—, esto es una epidemia. Y sin pesarlo dos veces se apagó su curiosidad al mismo tiempo que encendió la alarma de la central.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s